Se denomina “enganche” al conjunto formado por uno o varios animales de tracción y un coche, unidos por medios flexibles. Estos últimos reciben distintos nombres: guarniciones, atalajes, arreos

Cada uno de tales elementos puede a su vez distinguirse por diferentes componentes, que expresan nuevas denominaciones y formas del enganche. Veámoslos por separado.

 

I.- LA FUERZA TRACTORA.

Atendiendo a la definición que hemos dejado reflejada para el enganche, puede ser considerado como tracción cualquier animal con fuerza suficiente para ello. Y así, además de todos los de la especie equina, se usan en otras latitudes renos, perros e incluso avestruces. Además de bueyes en las labores del campo.

Pero en nuestra cultura europea han sido los equinos los que tradicionalmente han “tirado” de los coches. En determinadas épocas y por distintas razones han sido preferidas las mulas o las yeguas a los caballos. Mas, en definitiva, sean caballos, ponis (menos de 1,48 cms. de alzada a la cruz), mulas o yeguas, todos ellos han sido –y son- parte del enganche.

En lo referente a la denominación del enganche por el número de animales que van unidos son las siguientes:

Limonera: cuando es un solo animal el que actúa como fuerza motriz. En este caso, el coche va provisto de dos uniones paralelas y rígidas llamadas varas, que se fijan al animal con parte de las guarniciones.

Aunque el animal siempre ha de tirar de otras uniones flexibles unidas al coche (parte así mismo de las atalajes) que precisamente por esa función que cumplen se denominan tiros.

Tronco: Así se llama cuando la tracción la efectúan dos animales colocados en paralelo. En tal situación, la unión rígida se realiza mediante un solo apéndice que sale del coche y se sitúa entre los dos animales, llamada lanza.

Como en el caso anterior, y en todos los demás, los animales tiran de los tiros, no de la lanza.

Tandem: También son dos animales los traccionadores, pero van situados uno delante del otro. Al delantero se le denomina como pericón. Es una forma poco usada.

Tresillo: El tiro está formado por tres animales, colocados dos como un tronco (en paralelo) y el tercero delante y en medio (pericón). La unión del pericón con el tronco se practica mediante un artilugio unido a la punta de la lanza que se llama balancín de bolea.

Potencia: Formada igualmente por tres animales, todos ellos colocados en línea. No se usa pericón.

 

Troika: Es una especialidad íntimamente ligada a la cultura eslava. Está formada por tres animales, colocados en paralelo todos ellos, como en el caso anterior, pero el ubicado en el medio está unido al coche con un arco que se eleva por encima de él. Como curiosidad especializada, el caballo central marcha al trote mientras que los dos exteriores lo hacen a galope corto.

Cuartas: Como su nombre ya anticipa, son cuatro animales los enganchados, colocados en paralelo dos a dos; es decir, como si fueran dos troncos uno delante de otro. La pareja trasera sigue denominándose

“tronco” y la pareja delantera se denomina “guías”. La unión entre ambas parejas se realiza a través de un balancín de volea.

Este tipo de enganche se conoce también como cuatro a la larga.

Delante de los guías puede añadirse un solo animal adicional, en cuyo caso se conoce como cuartas con pericón.

 

Seis a la larga, ocho a la larga, etc.: Van unidos un número par de animales colocados por parejas, cada pareja delante de otra. Es decir, como si fueran troncos sucesivos.

Igual que el caso anterior, puede situarse delante de todas las parejas un único animal que recibe el mismo nombre, pericón.

 

Media potencia: Es una peculiar forma de enganchar en nuestro país, sobre todo en Andalucía. Componen el conjunto cinco animales y la forma de la tracción es un tronco y, por delante de él, una potencia (tres animales en paralelo).

Nunca lleva pericón.

Gran potencia: Compuesta por seis animales, que se colocan como dos potencias, una delante de otra. No se usa el pericón.

 

Cualquiera de estas formas de unir los animales al coche puede usarse por los aficionados. Pero en la disciplina deportiva del enganche solamente se compite con limoneras, troncos o cuartas.

 

II.- EL COCHE

El elemento traccionado, coche o carruaje (nunca “carro”, que se reserva para las labores agrícolas), no tiene ninguna regulación en su forma o diseño, por cuanto a lo largo de los años cada fabricante ha ido construyendo el modelo que más le parecía era apropiado para su función. Algunos constructores del pasado han conseguido asociar su

nombre a un tipo determinado de carruaje, como por ejemplo los coches de caza llamados Peters, en recuerdo de su constructor.

En la disciplina deportiva y para los concursos completos se exige usar de dos tipos de coche: el de maratón y el de paseo.

Una primera distinción es la de coches de dos y de cuatro ruedas. Aunque, con mucha diferencia, son más usados los segundos. Entre los primeros son muy conocidos los denominados arañas. Hay que tener en cuenta que en los coches de dos ruedas es el caballo el que hace funciones de eje delantero, y que en movimiento se traslada la suspensión del animal al carruaje.

Respecto a los coches de cuatro ruedas, en el mercado habitual quizá se pueda distinguir entre coches de campo y coches de paseo. Y entre estos últimos podemos destacar: los tipo jardinera, que llevan colocados los asientos traseros en frente unos de otros y en sentido perpendicular a la marcha; los faetones, que colocan sus asientos por filas y en el sentido de la marcha; los de caza, con compartimentos para transportar a los perros: y otros muchos que existen o han existido. Además de los apropiados para ceremonias, como el bis a bis, el milord, sociable, etc.

Los coches modernos llevan frenos hidráulicos y suelen venir equipados con lanza y varas, para poder enganchar en limonera o tándem (varas) o en cualquier otra forma.

 

III.- LAS GUARNICIONES

Así se llama el conjunto de elementos flexibles que unen a los animales con el coche. Tradicionalmente eran de cuero con sus correspondientes hebillas y pasadores o llaves, pero en la actualidad se fabrican también en poliéster, dada la mayor facilidad para su limpieza e incluso duchar al caballo con los arreos puestos.

Últimamente hay guarnicioneros que, precisamente por la existencia de frenos hidráulicos en los carruajes, entregan los atalajes sin retranca (apéndice de la guarnición que va colocado por detrás y debajo de la grupa del animal y que sirve para frenar el coche, en conjunción con las

varas o la lanza). Porque piensan que ya no es necesario que sea el animal el que frene el coche en las cuestas abajo.

Por la forma en que el animal tira del coche con distintos atalajes podemos distinguir fundamentalmente:

A la inglesa. El caballo lleva un collarín en la unión del cuello con la espalda. Y de ese collarín parten los tiros que van al balancín del coche. Por tanto, de ese collarín parte la fuerza de tracción.

Por su origen, es la habitual en los países con ascendencia inglesa.

A la húngara. El caballo no lleva collar, sino que se le acopla una banda flexible delantera a lo ancho de su pecho. Y de esa banda parten los tiros hasta el balancín. Así, en esta modalidad, es el pecho del caballo el que aporta el tirón al mover sus espaldas.

Es una forma que tuvo su mayor apogeo en el Imperio austrohúngaro, y que es la más utilizada en todo el centro de Europa.

 

A la calesera. Forma española y que es la más usada actualmente en Andalucia. Consta, como la variante inglesa, de un collarón, pero más complejo que el inglés y con adornos (madroños) que la hacen muy vistosa. La tracción parte del collarón.

 

IV.- DISCIPLINA DEPORTIVA

El enganche es una disciplina admitida y regulada por la Federación Ecuestre Internacional y, por tanto, por la Federación Española. Como antes hemos indicado, en la competición solo se puede concursar en limonera, en tronco o en cuartas, otorgándose los premios para cada modalidad por separado.

El concurso completo consta de tres pruebas independientes y que se puntúan por separado:

Doma. Consiste en realizar una reprise predeterminada en pista cerrada, valorándose la cumplimentación del recorrido, la exactitud de la

figura, la presentación, los aires del o de los caballos, individualmente y en conjunto, la regularidad, etc.

Es obligatorio realizar la prueba con un coche de presentación (de paseo).

Maratón. Es la prueba de campo. Los participantes han de efectuar un recorrido abierto en distancia tasada y salvar distintas pruebas de habilidad de paso con obstáculos artificiales, que remedan los que existían antiguamente en la realidad (vadeo de ríos; estrechamientos; paso entre árboles, etc,), para lo que disponen también de tiempos previamente fijados.

Para esta fase es obligado concursar con coche de campo (maratón).

Manejabilidad. Nuevamente se realiza en pista cerrada. Consiste en efectuar un recorrido fijado previamente y hacer pasar el enganche entre sucesivos dos conos dispuestos a una determinada distancia (según la modalidad), sin derribar ni tan siquiera una bola que se coloca en el ápice de cada cono. Puntuándose según los derribos y el tiempo empleado.

También pueden convocarse concursos que solo presenten dos de esas pruebas. Pero siempre es obligatoria la de doma.

Los clubs de enganches realizan a veces pruebas menores que permiten cierta laxitud en los requisitos, para promocionar y facilitar la participación. Son los concursos “sociales”.

 

 
Copyright 2017 Club de Enganches de Madrid.